Archivo de la etiqueta: BASURA

Stephen King: 50 sombras de Grey es basura, es porno para madres

Stephen King: 50 sombras de Grey es basura, es porno para madres

Consideró que no siempre lo más vendido tiene que ir de la mano con la falta de calidad. “La popularidad no siempre significa que algo sea malo”, afirmó.
El escritor estadounidense Stephen King consideró que no todos los libros que se venden en gran cantidad son malos, porque existe un buen número de títulos que son populares y tienen calidad.

“La popularidad no siempre significa que algo sea malo. Cuando leo una crítica muy negativa, me callo la boca para que el crítico no sepa que lloriqueo. Pero siempre las leo porque quiero aprender, y cuando una crítica está bien hecha, te ayuda a saber lo que hiciste mal”, apuntó a El País.

Conocido por sus libros de historias de terror, King señaló que en toda su carrera ha luchado por demostrar a los críticos que puede llegar a ser un escritor popular, sin perder la seriedad.

“Al principio de mi carrera vendía tantos libros que los críticos decían: “Si eso le gusta a tanta gente, no puede ser bueno”. Pero empecé joven y he logrado sobrevivir a casi todos ellos. Muchos críticos saben que llevo años tratando de demostrar que soy un escritor popular, pero serio”, comentó.

Sin embargo, reconoció que existen escritores que han vendido una gran cantidad de libros con poco contenido de calidad. En esa línea, citó a ‘Fifty Shades of Grey’, de Erika Leonard James, obra a la que calificó como una basura y un relato pornográfico para las madres.

“A veces es verdad que lo que vende mucho es muy malo, por ejemplo 50 sombras de Grey es basura, porno para mamás”, señaló.

Hace unos meses, comentó que la saga Crepúsculo le parecía porno para adolescentes.

Japón se propone retirar basura espacial con un cable magnético

Japón se propone retirar basura espacial con un cable magnético

Japón comenzará el próximo mes un experimento para retirar con un cable electrodinámico los residuos espaciales que empiezan a acumularse en la órbita terrestre a niveles cada vez más peligrosos.

Para ello, la Agencia Japonesa de Exploración Espacial (JAXA) tiene previsto lanzar el próximo 28 de febrero un satélite diseñado para localizar trozos de basura espacial, resultado de la gran cantidad de objetos lanzados al espacio por diferentes países y organizaciones en las últimas décadas, y hacer que se desintegren.

La operación consiste en acoplar a estos desechos el cable, que es capaz de aprovechar el magnetismo de la tierra para generar arrastre y reducir progresivamente la velocidad a la que aún siguen orbitando los satélites obsoletos o las fases deshechables de los cohetes.

De este modo, los haría retornar en la atmósfera terrestre, donde se desintegrarían.

Para elaborar el cable, JAXA ha contado con el apoyo de una empresa de Hiroshima (sur del país) famosa por fabricar redes de pesca de alta calidad.

La compañía, Nitto Seimo, ha tardado casi 10 años en crear este cable, formado por tres finísimos hilos de aluminio de 0,1 milímetros de grosor cada uno, mediante el empleo de la maquinaria que utiliza para confeccionar el aparejo.

El lanzamiento del 28 de febrero tendrá como fin probar la resistencia y correcto funcionamiento del cable antes de que comience a ser acoplado a residuos en el futuro.

Actualmente se cree que unos 100 millones de piezas de basura espacial -desde satélites enteros a fragmentos metálicos o de pintura- giran a enorme velocidad alrededor de la tierra, principalmente en la órbita baja terrestre, a entre 700 y 1.000 kilómetros de altura.

Esto plantea una situación potencialmente peligrosa, ya que el impacto de uno de estos trozos, aunque sea muy pequeño, puede dañar gravemente un satélite operativo y generar más colisiones en cadena que podrían dejar sin funcionamiento redes enteras de telefonía móvil, televisión o de predicción meteorológica.

JAXA espera que el experimento suponga el primer método realmente exitoso para retirar estos residuos de manera activa y espera poder tenerlo plenamente operativo en 2019.

Fuente:elpais.com.uy

LAS PILAS NO DEBEN SER ARROJADAS A LA BASURA

LAS PILAS NO DEBEN SER ARROJADAS A LA BASURA

POR FAVOR COMPARTE, POCAS VECES ENCONTRAMOS INFORMACIÓN ASÍ.

NO TE CUESTA ABSOLUTAMENTE NADA MAS QUE UN PEQUEÑO ESPACIO EN TU MURO.

Por fin alguien dice COMO se hace.

LAS PILAS NO DEBEN SER ARROJADAS A LA BASURA

Las pilas no deben ser arrojadas a la basura, pues se debe evitar que toquen el suelo, ya que de esa forma pueden contaminar las napas de agua. Son consideradas muy tóxicas las pilas tipo botón, es decir, aquellas que se utilizan en los relojes. Por ejemplo, si estas pilas se tiran con la basura y alcanzan las napas de agua, pueden contaminar 600.000 litros del agua que muchas personas beben.

1. Es sencillo, Para realizar el cementado de pilas (enterrarlas), estas son guardadas dentro de una botella de plástico. Luego, dentro de la botella se pondrá aserrín seco (como en la tercera imagen), que cumplirá la misión de colchón absorbente y se tapará la botella.(No utilizar agua).

2. Las pilas encapsuladas serán introducidas en un molde, y no deben pasar la capacidad del mismo.

3. Este molde será llenado con cemento, a fin de guardar las pilas dentro de este.

Ayudemos a cuidar nuestro mundo, no por ti ni por mí, sino por nuestros hijos, seamos una empresa socialmente responsable, iniciemos hoy.

Este es un mensaje enviado para cada uno de nosotros.

No habrá ninguna maldición, pero si podemos ayudar a bendecir a nuestro planeta con un poco de conciencia.

EL CHICLE
Envuelve el chicle en un papel antes de tirarlo…..Los pajaritos atraídos por el olor dulce del chicle comen los pájaros en cualquier lugar.

El chicle se les pega en el piquito, desesperados intentan sacarlo con sus patitas….. Y se viene el desastre…. ¡Terminan por morirse sofocados!Por favor, reenvía este mensaje y ayuda a salvar vidas Hay que educar principalmente a los chicos.

La naturaleza y los animales nos necesitan….No te olvides….¡ Envuelve el chicle en un papel antes de tirarlo en la basura! TÚ QUE AMAS LA VIDA, AYÚDANOS A DIFUNDIR ESTO PARA QUE TAMBIÉN ELLOS PUEDAN VIVIR. “DANOS UNA MANO PARA SALVAR UNA PATA”

¿SABES COMO DESECHAR EL ACEITE QUE UTILIZASTE PARA COCINAR?

¿Sabes donde tirar el aceite de las frituras o de todos los alimentos que fríes en aceite, hechos en casa?

Tal vez si, pero siempre es bueno divulgar una información como esta.

Aunque no cocinemos muchos alimentos fritos en aceite, cuando lo hacemos, ‘normalmente’ tiramos el aceite usado en el lavaplatos o en algún otro sumidero, Verdad?

Ese es uno de los mayores errores que podemos cometer. ¿Por que lo hacemos?

Simplemente porque no hay nadie que nos explique como hacerlo en forma adecuada. Siendo así, lo mejor que podemos hacer o recomendar hacer es:

1.- Esperar (Si, esperar, aunque eso te tome un poco mas de tiempo) a que el Aceite usado se enfríe .

2.- Colocar el aceite de desperdicio en una botella de plástico ( como las de Cola, etc.)

3.- Cerrarla y colocarla luego en la basura normal !!!

UN LITRO DE ACEITE CONTAMINA CERCA DE UN MILLÓN DE LITROS DE AGUA!!!

Cantidad suficiente para el consumo de agua de una persona durante 14 años.

Cuantas cadenas has mandado solo porque son graciosas o crees que te va a caer la maldición.

Si tu eliges, reenviar esto para tus amigos, el medio ambiente quedara muy agradecido. Al final, es bueno para todos.

¡¡¡ PUES TODOS CONSUMIMOS AGUA!!!

Si todos compartimos esta información con
nuestros amigos, vecinos y familiares, les aseguro que habremos iniciado una cadena que podría llegar a más de 10,000 personas, está en nosotros cuidar DIEZ MIL Millones de litros de agua.

GRACIAS POR SER PARTE DE ESTE IMPORTANTE CAMBIO
UNIDOS POR UNA VIDA SALUDABLE Y PLENA.

CHILE: Proyecto sanciona a quienes arrojen basura en playas

CHILE: Proyecto sanciona a quienes arrojen basura en playas

Iniciativa castiga hasta con 15 días de trabajo social a los que provoquen daños en los balnearios. Además, incluye multas de hasta $ 450 mil por afectar áreas protegidas.

por: Daniela Astudillo, Valparaíso

Obsoletos van a quedar los panfletos, llamados de atención y propaganda de buen hábito para proteger el patrimonio de todos. Esto, después de que el Congreso despache el proyecto de ley que modifica el Código Penal y tipifica como falta el ensuciar o provocar daños en playas, riberas de ríos, lagos, parques nacionales y hasta caminos.

Multas de una a cuatro UTM ($ 163.740), incluso con posibilidad de ser sustituidas por trabajos comunitarios en la zona afectada por un plazo mínimo de 15 días, son parte de los artículos de la iniciativa, ingresada en marzo de 2012 por el senador Baldo Prokurica (RN) y que esta semana logró pasar a la sala del Senado para ser votada, en su primer trámite.

El documento argumenta la necesidad de sancionar la mala rutina individual que repercute y ocasiona un daño a la comunidad en general y a la sociedad, al vulnerar el derecho de las personas a disfrutar de un ambiente limpio en un bien público que se encuentra bajo administración del Estado.

Según un estudio de la Universidad Católica del Norte, en la zona boreal del país se recolectan anualmente 60 toneladas de basura en playas y parques. El informe es aún más categórico cuando revela que “uno de cada cuatro chilenos reconoció botar basura en la playa (…) y que los chilenos están dispuestos a ser sancionados por botar desperdicios en las playas del país”.

Fue esta la motivación del parlamentario para incluir la limpieza en las playas por quienes cometan la falta. “Esto debe ser aplicable para toda persona que ensucie o contamine una playa de nuestro territorio nacional. No podemos seguir tolerando que las personas no respeten los espacios públicos, a los que todos tenemos derecho de disfrutar en un ambiente limpio”.

AREAS PROTEGIDAS

Casos como los de España y México inspiraron la creación del reglamento para el uso de las costas, que establece la potestad del cuidado de las playas a los municipios, los que, a través de una ordenanza, fijan sanciones de carácter pecuniario a quienes infrinjan la norma establecida en las playas públicas.

En la legislación federal mexicana, por ejemplo, se establecen sanciones en cuanto al mal uso de las playas y áreas protegidas, estableciendo de 10 a 500 veces el salario mínimo como multa.

Es por esto que una indicación de la senadora Soledad Alvear (DC) separa la normativa de playas y parques con el daño provocado a monumentos naturales y otras áreas de conservación de la biodiversidad declaradas bajo protección oficial.

Para estos casos, la multa aumenta de $ 200 mil y hasta $ 450 mil. Esto, sin perjuicio de la acción de reparación del daño ambiental que corresponda en su caso.

Suiza construirá un “satélite bedel” para limpiar la basura espacial

Suiza construirá un “satélite bedel” para limpiar la basura espacial

La Tierra está rodeada por una nube de más de medio millón de piezas de basura espacial, cuyo tamaño puede ser tan grande como un autobús.

Esta chatarra espacial orbita a velocidades de vértigo, representando un grave peligro para los satélites operativos y para la Estación Espacial Internacional. Adicionalmente, cuando dos objetos en órbita chocan, se rompen en cientos de pedazos más pequeños.

Para luchar contra este problema creciente, los científicos e ingenieros suizos han anunciado el lanzamiento del CleanSpace One, un proyecto para construir la primera serie de “satélites bedel” que ayudarán a limpiar el espacio.

Esperan lanzarlo en un plazo de tres a cinco años a partir de ahora. Cuando el satélite bedel este en órbita, se dirigirá a su objetivo, extenderá un brazo para agarrarlo y luego se sumergirá en la atmósfera terrestre, quemándose a sí mismo junto con la basura espacial durante el reingreso.

El CleanSpace One está siendo diseñado y construido en el Centro Espacial de Suiza, parte del Instituto Federal Suizo de Tecnología en Lausanne, o la EPFL. Los científicos están desarrollando los sistemas de propulsión eléctrico que permitirán al CleanSpace One agarrar la basura espacial alrededor de la Tierra a 28.000 kilómetros por hora.
Finalmente, el equipo espera poder ofrecer y vender toda una serie de sistemas diseñados para la basura espacial de varios tamaños. “Las agencias espaciales están encontrando cada vez más necesario la eliminación de la basura espacial. Queremos ser los pioneros en esta área“, dijo el director del Centro Espacial Suizo, Volker Gass.
También comentaron que los sistemas más pequeños, como el CleanSpace One, serán de bajo costo “No es un desarrollo de varios millones, es un desarrollo universitario”.
De hecho, puede haber un mercado para estos satélites conserje. En el 2009, el satélite estadounidense Iridium chocó con los restos de un satélite ruso inactivo, produciendo alrededor de 2.000 trozos más de escombros y la destrucción de un satélite de un valor de $ 55 millones. Mientras la chatarra espacial se sigua acumulando, las colisiones serán más probables entre los satélites, generando una reacción en cadena.
Claude Nicollier, astronauta y profesor de la EPFL, compara el problema de la basura espacial con el calentamiento global. “En cierto modo hay cierta similitud entre los dos problemas, si no hacemos nada, vamos a tener grandes problemas en el futuro”.

 

Cañón del Sumidero tapado por 5 mil toneladas de basura

En Chiapas, su emblemático cañón ha sido afectado por las intensas lluvias y el arrastre de materia natural que llega por su conexión con 29 ríos.

Los efectos de la lluvia y el arrastre de los ríos, hacen su efecto en el Cañón del Sumidero, uno de los sitios naturales más hermosos del país. La estrecha falla geológica presenta un tapón de 5 mil toneladas de basura, lo cual representa una emergencia para el Parque Nacional del Cañón.

Restos de madera quemada y distintos desechos naturales se han acumulado en la zona llamada, irónicamente, “El tapón”. Esto ha afectado las actividades dentro del Cañón, principalmente, la navegación; siendo uno de los principales atractivos turísticos.

Adrián Méndez Barrera, director del Parque, señala que este es el resultado de las abundantes lluvias registradas en la región a partir de septiembre. Con la crecida del agua, se arrastró el material de los 49 ríos y arroyos que conectan con el Cañón, que incluye el Río Sabinal —que cruza la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas—.

Debido a la emergencia, se activó un plan de limpieza con el cuál han logrado eliminar mil 100 toneladas de desperdicio, madera la mayor parte. La tarea se ha complicado debido a la dificultad de la navegación en dichas aguas y los daños que los desechos pueden causar en las lanchas.

Recordemos que el Cañón del Sumidero recientemente enfrentó una crisis de basura, sí, en dicho caso por el arrastre del Río Grijalva. En esa ocasión se encontraron 700 toneladas de basura, sólo que esa, ocasión además de desperdicios naturales, se encontraron aparatos electrónicos como plantas, microondas, refrigeradores, tostadores, lavadoras.

Las cuadrillas de limpieza tienen una tarea complicada en sus manos. En esta ocasión, el tapón está formado por madera y desechos naturales, en su mayoría. Contra eso, contra la misma acción de la naturaleza, ¿cómo se puede prevenir? A lo mejor resultaría adaptar algún plan especial para la temporada de lluvias, para evitar la acumulación de tanto material que, al final, complica sus labores.

Fuente: Excélsior

Las 115.000 toneladas de basura radiactiva olvidadas en el Atlántico Nordeste

Las 115.000 toneladas de basura radiactiva olvidadas en el Atlántico Nordeste

Los 223.000 bidones con residuos nucleares lanzados en alta mar hasta 1982 no se controlan desde hace dos décadas, pese a las evidencias de fugas. Los países europeos estudiarán en 2014 si es necesario establecer un nuevo programa de vigilancia
A pocos kilómetros de la costa francesa y a sólo 124 metros de profundidad, un submarino dirigido por control remoto enviado por periodistas alemanes acaba de encontrar dos bidones con residuos radiactivos lanzados al Canal de la Mancha en la década de 1950. Los contenedores, de origen belga o británico, confirman que bajo el Atlántico hay una bomba de relojería.

 

Hubo un tiempo en el que a las autoridades de los países con instalaciones nucleares les pareció una excelente idea deshacerse de sus residuos radiactivos arrojándolos en alta mar. Entre 1949 y 1982, ocho países europeos tiraron por la borda unos 223.000 bidones con 115.000 toneladas de basura nuclear en el Atlántico Nordeste, en ocasiones a sólo 200 kilómetros de las costas españolas. Eran desechos radiactivos de baja actividad procedentes de reactores atómicos, de instalaciones médicas y de la industria. Tres décadas después, los países responsables se desentienden de aquella barbaridad medioambiental. Los bidones siguen bajo el océano, sin prácticamente ningún control.

“Aunque el vertido de residuos al mar ha cesado, el material todavía puede fugarse de sus contenedores”, alertaba un grupo de científicos en 2010. La vida media de los bidones de hierro que encierran los residuos radiactivos oscila entre los 15 y los 150 años, aunque los que disponían también de una cubierta de hormigón podrían durar hasta un milenio. “La estrategia de eliminación de los residuos de baja actividad fue más de dispersión y dilución que de contención”, resumían lacónicamente los expertos, dirigidos por Tim Le Bas, del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton (Reino Unido).

Peces y crustáceos contaminados

En otras palabras, los gobiernos de algunos países nucleares —Reino Unido, Bélgica, Suiza, Alemania, Francia, Italia, Países Bajos y Suecia— pensaban que unas pocas decenas de miles de toneladas de basura radiactiva no se notarían en los 1.386.000.000 billones de litros de agua que hay en los océanos. La expedición de los periodistas alemanes, sin embargo, muestra que la basura sigue debajo de la alfombra.

Un buque lanza bidones radiactivos sobre las lanchas de Greenpeace
Un buque lanza bidones radiactivos sobre las lanchas de Greenpeace / Greenpeace

No es la primera vez. A finales de la década de 1990, científicos franceses de la Universidad de Aix-Marsella viajaron a uno de los últimos lugares del Atlántico Nordeste empleados como cementerio nuclear. Allí tomaron ejemplares deCoryphaenoides armatus, un pez de aguas profundas de hasta un metro de longitud, y de Eurythenes gryllus, un pequeño crustáceo que se alimenta de animales muertos. Los investigadores se toparon con restos de plutonio-239 y plutonio-240, generados en los reactores nucleares a partir del uranio. Sus análisis “sugieren una influencia de los residuos vertidos y subrayan el posible papel desempeñado por estos organismos necrófagos en la dispersión de elementos radiactivos procedentes de los residuos vertidos en el Atlántico Nordeste”, según publicó en 1998 la oceanógrafa Sabine Charmasson.

Dos años después, los expertos del Convenio para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste (Ospar), que agrupa a los países de la UE, identificaron como una “prioridad” la investigación de “la importancia de posibles fugas en los antiguos vertederos y, si es necesario, el desarrollo y la implementación de una política adecuada para prevenir la contaminación”.

Sin embargo, esos estudios no se han llevado a cabo. En 1995, la Agencia de la Energía Nuclear de la OCDE finalizó su programa de vigilancia de los residuos radiactivos lanzados al agua en el Atlántico Nordeste. “Los análisis mostraron aumentos de la actividad radiológica en los puntos de vertido, sugiriendo fugas medibles pero con un impacto radiológico despreciable”, concluía su informe final. Desde entonces, nada.

Bidones débiles

“Actualmente no hay planes dentro de la Agencia de la Energía Nuclear para llevar a cabo más seguimiento de los residuos vertidos en el Atlántico. Y, hasta donde yo sé, no hay ningún seguimiento [de otros organismos] actual ni planificado para vigilar estos vertederos” del Atlántico Nordeste, reconoce el ingeniero nuclear Ted Lazo, el principal especialista en la materia dentro de la agencia. Rusia sí que ha anunciado este año una campaña para buscar posibles fugas radiactivas en el mar de Kara, una masa de agua al norte de Siberia que fue usada durante décadas como cubo de basura para el programa nuclear ruso. Allí descansan submarinos nucleares soviéticos e incluso 14 reactores atómicos completos.

«No hay planes para llevar a cabo más seguimiento de los residuos vertidos en el Atlántico Nordeste»


TED LAZO
Ingeniero de la Agencia de la Energía Nuclear

En 1992, los expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) navegaron por última vez sobre los cementerios nucleares submarinos para medir la radiactividad. “Los análisis mostraron elevadas concentraciones de plutonio-238 en muestras de agua recogidas en los puntos de vertido, indicando fugas de los contenedores”, según los expertos de la Convención Ospar. “Hay que destacar que el diseño de los contenedores para el vertido de residuos no estaba destinado a confinar los elementos radiactivos durante décadas, sino más bien para asegurarse de que los residuos llegaran intactos al fondo marino”, subrayaban en un documento oficial en 2010.

Un portavoz del OIEA, Peter Rickwood, explica que “en todos los casos en los que el OIEA estuvo implicado” los estudios radiométricos indicaron que “los niveles de elementos radiactivos observados eran bajos”. La mayor cantidad de radionucleidos en el Atlántico no procedía de los vertidos desde barcos, sino de los ensayos con bombas nucleares en la atmósfera o directamente en el mar, destaca Rickwood. “En general, los estudios no detectaron ninguna radiactividad pero, en algunos casos, se registraron pequeños aumentos de la actividad [radiológica] muy cerca de los bidones”, añade.

El PP, en contra de las inspecciones

Sin embargo, aquello fue en 1992. Más de dos décadas después, con los bidones bajo cientos de metros de agua salada, la situación puede ser muy distinta. No obstante, el OIEA no tiene autoridad para volver a realizar mediciones. Sólo ofrece asistencia técnica a petición de sus países miembros. “Generalmente los programas de vigilancia se inician porque se plantea la necesidad por algún país, y según nuestra información no ha sido el caso en la OIEA”, apunta la española Luisa Rodríguez Lucas, subsecretaria del Convenio Ospar.

Los países europeos estudiarán en 2014 si es necesario establecer un nuevo programa de vigilancia

En 2011, el Bloque Nacionalista Galego solicitó en el Congreso de los Diputados español una inspección de los residuos radiactivos lanzados al Atlántico Nordeste.El Partido Popular rechazó la propuesta. “No hay ni un solo elemento que nos lleve a desconfiar de la seguridad de los residuos radiactivos en la Fosa Atlántica”, aseguró entonces el diputado Guillermo Collarte.

Los especialistas del Convenio Ospar no lo tienen tan claro. El OIEA está actualizando sus inventarios de basura nuclear en el Atlántico elaborados en la década de 1990. No han llevado a cabo nuevas expediciones, pero han recopilado datos desconocidos salidos a la luz en los últimos años. Su informe estará listo a finales de 2013. “Sobre la base de la información proporcionada principalmente por el OIEA en su inventario actualizado de 2013, el Comité de Sustancias Radiactivas del Convenio Ospar discutirá el año que viene los siguientes pasos a dar, incluyendo el desarrollo de una propuesta para un programa de vigilancia rentable, si es necesario”, explica Rodríguez Lucas.