Rescatan a una foca herida en la costa asturiana

La Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma) rescató este martes un ejemplar de foca de apenas dos meses de vida en las costas asturianas. Según el presidente de la coordinadora, Luis Laria, la foca apareció el lunes bien entrada la tarde con varias mordeduras, previsiblemente realizadas por un perro cuyo dueño “azuzó” para que devolviese la foca al mar.

En declaraciones a Europa Press, Laria ha explicado que este es el segundo ejemplar que se avista en diciembre, después de que el pasado 19 localizaran otra foca en el litoral asturiano “en buen estado”.

El Cepesma recibió el aviso el pasado lunes a las 20.00 horas, cuando una mujer vio cómo el perro estaba “muy agresivo” con el mamífero. Fue en la jornada de este martes cuando el animal fue trasladado a las instalaciones del Parque de la Vida en Luarca, donde ya está recibiendo los cuidados necesarios para su recuperación.

Sin embargo, las heridas provocadas por las mordeduras hacen que peligre la visión de un ojo afectado. “Tiene una mordedura importante por el oído que parece que aplastó el globo ocular”, ha señalado Laria. Ahora, ha explicado, interesa estabilizarla porque está “extremadamente delgada” y con una respiración irregular.

El avistamiento de estos mamíferos marinos no es algo habitual en las costas asturianas ya que normalmente viven en la costa oeste de las Islas Británicas e Irlanda. No obstante, Laria ha recordado que en 2013, cuando se produjeron grandes temporales el área norte de, llegaron a verse 31 ejemplares, de los que únicamente hubo que rescatar a cuatro con problemas que posteriormente fueron liberadas de nuevo en el mar.

Se abre ahora una “etapa crucial” hasta febrero, por ser la época en la que pueden aparecer más ejemplares, que van “erráticos” por el océano dejándose llevar por las corrientes. Por ello, desde la Cepesma han difundido un protocolo de actuación para que, quien se encuentre una foca, sepa qué hacer.

Las recomendaciones van desde atar a los perros para que no las ataquen hasta evitar difundir el lugar en el que se han encontrado para no generar demasiada expectación. Igualmente, aconsejan no tocarlas, porque “a pesar de su belleza y siendo tan pequeñas, muerden, por miedo, para defenderse” y no intentar “nunca” meterlas al mar. “Una cría de foca, si está en óptimas condiciones se mantiene en el agua, si persiste a estar en tierra, puede encontrarse mal y deberá ser observada o recogida”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s