Steve McCurry envuelto en escándalo por la manipulación de fotos

6a00e552985c0d883301bb090a7f43970d

Muchos de los fotoperiodistas del mundo quisieron durante años emular a Steve McCurry, una vez que su nombre saltó a la fama después de una célebre portada de National Geographic, en la que retrataba a una niña afgana, Sharbat Gula.

Desde entonces la atención que suscitaba cada trabajo de McCurry se disparó, ya que se le consideraba una referencia en el trabajo de documentar hechos con la fotografía, y tras décadas de carrera su figura se ha visto envuelta en una intensa polémica después de que se constatara que ha manipulado algunas de sus famosas fotografías.

A principio de este mes aparecieron varios artículos en sitios especializados como Petapixel, en el que se mostraba una clara manipulación de algunas fotos de un reportaje de McCurry en Cuba, a la que siguieron otras.

ezgif-com-resize_-1

Tras conocer el alcance del caso, el Comité de Ética de la National Press Photographers Association (NPPA) difundió un comunicado en el que mostraba su preocupación por el hecho de que, las impresiones para una exposición en Italia del famoso fotógrafo de Magnum y National Geographic hayan sido manipuladas, obligando a revisar los 40 años de carrera de McCurry.

Magnum Photos ya ha retirado varias de las imágenes de McCurry de su web después de comprobar que las versiones de algunas fotos que tenían eran claramente diferentes a las que el propio McCurry había subido a su página personal. Después, un usuario de Facebook descubrió que una foto de McCurry en el sur de Asia era una manipulación de una escena callejera bastante más convencional, también según PetaPixel.

En la misma línea, National Geographic ha realizado su propio examen forense de las imágenes de McCurry, subidas a la cuenta de la sociedad en Instagram. A raíz de ello, una portavoz de National Geographic, Anna Kukelhaus, desveló que habían detectado dos fotos de McCurry que violaban los estándares y por eso habían sido borradas.

ezgif-com-resize_-2

McCurry no ha respondido a las últimas peticiones de comentarios dirigidas desde la NPPA, al parecer por encontrarse en el extranjero y no disponer de acceso a correo electrónico, pero desde la asociación estadounidense recuerdan que en su primera respuesta, McCurry quiso hacer notar que ahora se considera a sí mismo más como un “narrador visual” que como un reportero gráfico. Y esa explicación no está sentando bien en muchas de las figuras más conocidas de la industria.

Sean D. Elliot, presidente del Comité de Ética de la NPPA, responde contundente a las excusas del fotógrafo señalando que “[McCurry] tiene la responsabilidad de mantener las normas éticas frente a sus compañeros y el público, que lo ven como un reportero gráfico”, y tacha de una falta de ética la manipulación de las imágenes que han hecho saltar el escándalo.

 

58

El mítico fotógrafo se defiende. Dice que no todo su trabajo es documental, que él es un mero contador de historias con sentido estético.

Periodistas de todo el mundo se le han echado encima. Coinciden en que sólo en el arte se puede retocar. Hacerlo en periodismo es mentir.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s